Existen varias formas de conseguir una ganadería rentable y sostenible. Lo primero es conseguir alimentos de calidad y equilibrados, teniendo en cuenta los nutrientes y su conservación, ya que una mala conservación del forraje puede hacernos perder mucho dinero. Hay que hacer compras con previsión y tener en cuenta todos los factores posibles. Hoy existen productos que nos permiten alimentar a nuestro ganado teniendo en cuenta la edad y la calidad de la hierba, así podemos añadir aquellos nutrientes que faltan y mantener a nuestro ganado sano y feliz durante todo el año.

Dar a cada vaca aquello que necesita en cada etapa, es una de las actividades más importantes en la alimentación de tu ganadería. Es necesario que las vacas en pre y pos parto tengan una alimentación adecuada. Producir leche o producir carne exige también de una alimentación específica. Tener esto en cuenta es lo que diferencia una ganadería sostenible de otra menos productiva. 

Alimentar a los terneros es otra de las características de una ganadería bien gestionada. Sus necesidades de nutrientes son mucho mayores y si queremos reducir su lactancia necesitamos recurrir a productos específicos. Siempre será más económico destetar antes al ternero que tener que alimentar a las madres para la producción de leche. 

La mejor forma es disponer de un nutrólogo que realice un estudio de tus animales y realice una fórmula que te permita optimizar la alimentación y tener en cuenta todas las variables posibles con el único objetivo de tener una ganadería sana y sostenible.

Pienso ecológico para ganado de carne