Todos los implicados deberían empezar a preocuparse por el cuidado de los/as terneros/as jóvenes de otra manera. Porque hasta ahora no se prestaba atención a su alimentación y cría con el fin de convertirlos en productores adultos. Ciertos factores, como la nutrición, el estrés y el entorno, afectan al modo en que la epigenética regula los diferentes genes de las células. Los terneros sin destetar deben alojarse en parejas o en grupo, lo que favorece el desarrollo social, por un lado, y el aumento de peso y el desarrollo del rumen, por el otro. Preocuparse por el bienestar de los terneros repercutirá directa y positivamente en su salud y su sistema inmunitario. 

La alimentación es un factor crucial para una correcta cría de los terneros en lo referente tanto al bienestar como a la epigenética. „.Vacas secas y nutrición. Todos los días hay que darles a las vacas secas suficiente alimento fresco con la cantidad correcta de fibra, energía, proteínas, minerales y vitaminas. También es esencial que reciban suficiente agua potable adecuada y fresca. „.Calostro. El primer paso esencial para aumentar la resiliencia de las terneras es la ingesta de calostro.  En las primeras 6 horas de vida, las terneras deben recibir 4 litros de calostro de calidad.

Debido a que los terneros recién nacidos aún no han desarrollado por completo sus sistemas termorreguladores, es importante que tanto ellos como sus camas permanezcan secos. 

Un factor clave del bienestar que influye en el comportamiento es la relación entre los terneros y los humanos que los cuidan. La relación humano-animal se puede definir como el grado de cercanía o distancia que existe entre ellos.

Son muchos los factores en los que podemos cambiar para conseguir una vaca feliz y al mismo tiempo favorecer el desarrollo de nuestra ganadería al tener animales con menos enfermedades y más productivos.

Puedes leer todo el artículo sobre la Resiliencia en terneros aquí, este artículo se ha basado en los datos recogidos por Agro Negocios.